Guerra y redes neuronales: cómo se utiliza la inteligencia artificial en el campo de batalla


Imagina un ejército en retirada perseguido por docenas de pequeños drones mientras huyen, a primera vista indistinguibles de los drones aficionados.

Estos dispositivos están equipados con cámaras que escanean el área y procesadores que determinan los objetivos de forma autónoma.

El dron comienza a destruir camiones y soldados individuales, explotando al contacto con objetos.

No se trata de ciencia ficción sobre guerras futuras, sino de hechos que ya ocurrieron en la primavera de 2020. Los soldados leales a Khalifa Haftar luego se retiraron de las fuerzas del gobierno libio respaldadas por Turquía.

Según funcionarios de la ONU, los drones estaban “acechando” a la milicia que huía.

Entonces, Naciones Unidas registró el primer caso en la historia de un dron que mató a una persona sin órdenes directas del operador.

Este es solo un ejemplo del uso de sistemas autónomos en el campo de batalla, y existen muchas otras aplicaciones para una variedad de misiones.

ForkLog analizó las capacidades de la IA en asuntos militares y cómo las fuerzas armadas de diferentes países utilizan la tecnología en la práctica.

El Departamento de Defensa usa algoritmos para reclutar soldados, tomar decisiones estratégicas, identificar amenazas y más. Las Fuerzas Armadas de Ucrania utilizarán biometría, robots zapadores, herramientas para buscar personas sospechosas y herramientas para analizar imágenes satelitales. El ejército israelí utiliza torretas de inteligencia artificial, enjambres de drones y sistemas de eliminación de objetivos. Estados Unidos está probando lentes AR para el ejército, helicópteros no tripulados y “robots asesinos”, Holanda está probando vehículos blindados de transporte de personal autónomos y China está probando algoritmos para predecir el curso de los misiles. La falta de datos de entrenamiento y la desconfianza de los soldados hacia la tecnología dificultan la militarización de la IA.

Algoritmos de Inteligencia Artificial en el Campo Militar

Los algoritmos de inteligencia artificial y aprendizaje automático juegan un papel clave en las operaciones militares.

Los militares comenzaron a usar la tecnología incluso antes de que se convirtiera en algo común en la vida civil. Mientras tanto, los ingenieros han estado probando activamente muchos algoritmos, desarrollándolos, mejorándolos y enseñándoles a realizar tareas cada vez más complejas.

Hoy, los militares pueden usar la IA para:

Reclutamiento de soldados; Preparación de tropas para misiones; Toma de decisiones estratégicas; Procesamiento e investigación de datos; Predicción del futuro; Detección e identificación de objetos; Eliminación de objetivos; Monitoreo de amenazas; Transporte de personas y bienes;

A lo largo de los años, los representantes del Departamento de Defensa han utilizado una variedad de métodos para reclutar soldados, desde puestos en ferias de empleo hasta carteles y anuncios de televisión.

Un cartel llamando al servicio en el ejército de los EE. UU. durante la Primera Guerra Mundial. Datos: Biblioteca del Congreso.

La inteligencia artificial está facilitando la búsqueda de candidatos calificados listos para servir en el ejército procesando rápidamente grandes cantidades de datos y automatizando y simplificando aspectos del proceso de reclutamiento.

La inteligencia artificial puede ayudar a entrenar a los soldados en diversas habilidades. En febrero, por ejemplo, la empresa de tecnología Northrop Grumman otorgó a DARPA un contrato para desarrollar un asistente de inteligencia artificial para entrenar a los pilotos de helicópteros Black Hawk.

Se espera que el sistema esté integrado en un auricular AR y, a través de indicadores gráficos y de voz, ayudará a los pilotos a aprender nuevas misiones, reducir errores y acelerar las misiones.

Una visualización del funcionamiento del asistente de IA del piloto. Datos: Northrop Grumman.

El Ejército de los EE. UU. también utiliza software de simulación de entrenamiento de combate. El software permite a los soldados completar tareas en realidad virtual y adquirir habilidades que pueden aplicar en la vida real.

Los sistemas de inteligencia artificial que pueden recopilar y procesar datos de múltiples fuentes ayudan a los militares a tomar decisiones estratégicas. Los algoritmos pueden aprender diferentes escenarios de manera rápida y eficiente, recomendando el mejor curso de acción incluso en situaciones críticas.

Los analistas del ejército utilizan redes neuronales para buscar la información correcta en artículos de noticias y redes sociales, filtrando, clasificando e identificando solo información confiable. Esto le permite optimizar y acelerar el proceso de investigación.

En combate, los soldados utilizan sistemas de visión artificial para detectar e identificar objetos. Los algoritmos pueden identificar oponentes, encontrar sus debilidades y predecir el comportamiento. Además, algunos dispositivos basados ​​en inteligencia artificial son capaces de destruir objetivos después de identificarlos, a las órdenes del operador.

El campo de batalla es un lugar extremadamente peligroso. Los drones, robots y otros sistemas de monitoreo de amenazas permiten a las fuerzas armadas evaluar rápidamente el riesgo y recibir orientación sobre cómo minimizarlo.

El transporte de municiones, armas y carga es fundamental para el éxito de las operaciones militares. Los vehículos robóticos blindados sin intervención humana pueden transportar objetos, determinar la mejor ruta en las condiciones actuales y recopilar la información necesaria mientras se mueve.

Si un soldado resulta herido, los sistemas especiales de inteligencia artificial pueden recomendar un tratamiento. Estos algoritmos pueden acceder a las bases de datos de los hospitales para ayudar a los médicos a tomar decisiones en situaciones estresantes.

Los sistemas de información que almacenan información sobre soldados, dignatarios, misiones y tecnología son el objetivo habitual de los ciberdelincuentes. Los programas algorítmicos pueden detectar amenazas con anticipación y formar estrategias para proteger datos importantes.

¿Cómo utiliza Ucrania la inteligencia artificial en la guerra?

En los últimos años, cada vez más países han comenzado a desarrollar diversos equipos de combate y sistemas de inteligencia artificial. Entre ellos: “robots asesinos”, torretas de IA, helicópteros no tripulados, auriculares AR para soldados, rifles “inteligentes” y herramientas para identificar criminales de guerra.

Algunas soluciones de IA han sido probadas con éxito por las fuerzas armadas de diferentes países. Uno de los ejemplos más obvios es Ucrania.

El 24 de febrero de 2022, las tropas rusas invadieron el país, iniciando una guerra total que aún continúa. Se ha convertido en el mayor conflicto territorial de Europa en casi 80 años.

A pesar de la superioridad numérica y de poder de fuego de Rusia, las fuerzas ucranianas están expulsando al enemigo del campo. La tecnología ha jugado un papel importante en esto.

El 25 de febrero, la startup de inteligencia artificial Reface anunció que había creado un algoritmo para identificar a las tropas rusas a partir de imágenes satelitales. Para recopilar datos de capacitación, los desarrolladores pidieron a los ciudadanos ucranianos que enviaran nuevos mensajes.

La compañía también envió 13 millones de mensajes contra la guerra a usuarios rusos a través de su aplicación, eludiendo la censura del Kremlin y pidiendo apoyo para las sanciones contra el país agresor.

En marzo, el Ministerio de Defensa de Ucrania comenzó a utilizar el sistema de reconocimiento facial de Clearview AI.

La compañía ha permitido que su tecnología se utilice para identificar al ejército ruso, luchar contra la desinformación, identificar a los muertos y controlar a las personas en los puntos de control.

El ministro de Transformación Digital de Ucrania, Mykhailo Fedorov, señaló que el gobierno también utilizará otros sistemas de reconocimiento facial. Según él, estos algoritmos ayudan a identificar a los militares rusos involucrados en el ataque a civiles en el área de Kyiv.

En abril, YouControl, un desarrollador de servicios abiertos basados ​​en datos, y Artellence, una empresa de inteligencia artificial, lanzaron la aplicación TiKhto con el apoyo de la SBU, que permite identificar rápidamente a las personas sospechosas.

El sistema puede determinar si una foto de pasaporte es genuina, inválida o se considera perdida. También mostrará si la persona que está siendo revisada está en la lista de los más buscados del país, está en la lista de terroristas o bases pacificadoras bajo sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad y Defensa Nacional.

El principio de funcionamiento de la aplicación “tranquilo”. Datos: Tú controlas.

Ese mismo mes, el primer viceministro del Interior, Yevgeny Yenin, dijo que la tecnología de IA ayudó a la policía a detener a unos 200 miembros de grupos armados ilegales.

En junio, el ejército de los EE. UU. acordó donar el perro robot Spot de Boston Dynamics a Ucrania para ayudar a limpiar los proyectiles de mortero y las municiones en racimo de las antiguas áreas controladas por Rusia. El dispositivo utiliza un brazo robótico capaz de arrastrar minas sin explotar a pozos especiales para su neutralización.

En agosto, Novaya Poshta y el Servicio Nacional de Emergencias anunciaron el desarrollo de un ingeniero robot. La compañía planea producir al menos 40 dispositivos para encontrar y limpiar minas terrestres en cuerpos de agua y en tierra.

En octubre, Deep State UA, desarrollador de un mapa interactivo en línea de las hostilidades ucranianas, anunció una asociación con los creadores de Griselda, un sistema automatizado de procesamiento de datos neuronales.

Israel y su inteligencia artificial de combate

En la primavera de 2021, los soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel tomaron la iniciativa en el uso de matrices de drones controlados por IA en condiciones reales de combate. Desplegaron un escuadrón de drones para localizar, identificar y atacar a los militantes de Hamás en la Franja de Gaza.

Luego, el ejército israelí también utilizó inteligencia artificial y supercomputadoras. El algoritmo proporciona recomendaciones que usan los soldados para identificar objetivos y atacarlos.

Otro modelo de aprendizaje automático advierte a las tropas de posibles ataques enemigos.

Ese otoño, surgió la noticia de que la inteligencia israelí había matado a Mohsen Fakhrizadeh, un destacado científico nuclear iraní, con una ametralladora a control remoto.

En 2020, agentes secretos instalaron una ametralladora automática en una camioneta a lo largo de la ruta del científico cerca de Teherán. Cuando se acercó el automóvil de Fakhrizadeh, el operador remoto abrió fuego y emitió comandos vía satélite. La inteligencia artificial ayuda a compensar los retrasos en las señales y la retroalimentación.

Investigadores iraníes dijeron que los agentes pueden haber usado tecnología de reconocimiento facial para localizar los objetivos.

En septiembre de 2022, la empresa israelí Elbit Systems lanzó el sistema de inteligencia artificial ARCAS para facilitar los disparos de los militares.

El complejo incluye un accesorio de mira y un ocular montado en el casco, lo que permite a los soldados seguir la información sobre la batalla en tiempo real.

Un rifle equipado con el sistema ARCAS. Datos: Elbit Systems.

Ese mismo mes, las autoridades israelíes instalaron armas a control remoto en los puestos de control de Hebrón que podían disparar granadas de aturdimiento, gases lacrimógenos y balas de esponja. La torreta utiliza un sistema de inteligencia artificial para rastrear y bloquear el objetivo.

Según representantes del ejército, el complejo no incluye control remoto de munición real.

El sistema se instaló en el puesto de control de Hebrón. Datos: Haaretz.

En octubre, el ejército desplegó una torreta autónoma de seguimiento de objetivos en una torre de vigilancia dirigida al campo de refugiados de Al-Arub en Cisjordania.

Según los desarrolladores del complejo, el propósito del sistema es proteger a los soldados y civiles aumentando la precisión de los golpes.

En noviembre, Elbit Systems presentó Lanius, un dron kamikaze autónomo letal controlado por inteligencia artificial.

El dron maniobrable y rápido está equipado con numerosos sensores, cámaras y un sistema Nvidia Jetson para reconocimiento, mapeo y clasificación de objetos.

La compañía enfatiza que el cuadricóptero no podrá eliminar el objetivo a su propia discreción. Siempre hay alguien involucrado en el proceso.

En 2023, el Ministerio de Defensa de Israel planea comenzar a probar tanques M-RCV no tripulados equipados con monturas de armas autónomas de 30 mm y drones de reconocimiento.

Desarrollos militares de IA en los EE. UU. y otros países

Además de Ucrania e Israel, los Estados Unidos y otros países también están desarrollando activamente el campo de la IA de combate.

Uno de los proyectos estadounidenses interesantes es un casco de realidad aumentada para soldados. Su historia está llena de altibajos.

En la primavera de 2021, Microsoft ganó una licitación para proporcionar al Ejército de los EE. UU. un prototipo de un Sistema integrado de aumento visual (IVAS) basado en un auricular HoloLens AR. El valor potencial del contrato es cercano a los 22.000 millones de dólares durante 10 años y proporciona un suministro de 120.000 unidades.

El auricular integra sensores portátiles nocturnos, térmicos y de soldados de alta resolución. La información se muestra en la visera del casco.

El sistema utiliza tecnología AR e inteligencia artificial basada en los servicios en la nube de Microsoft Azure para crear un entorno de aprendizaje de realidad mixta realista.

Prototipo de un sistema de mejora visual integrado basado en un auricular HoloLens AR. Datos: Microsoft.

En octubre de 2021, el ejército estadounidense decidió posponer el despliegue de IVAS hasta mayo del próximo año. Dijeron que se tomaron ese tiempo para preparar el sistema para las pruebas intensivas requeridas para la producción completa.

En enero de 2022, el Pentágono dijo que los auriculares basados ​​en HoloLens eran un “proyecto prometedor”, pero que aún no estaban listos para probarse en condiciones de combate. En mayo, el Departamento de Defensa de EE. UU. anunció una reducción en el costo del contrato de adquisición de IVAS.

Solo en septiembre, el ejército estadounidense recibió los primeros 5000 prototipos del sistema integrado de mejora visual. Pero un mes después, los medios informaron casos de enfermedad entre los soldados que usaban IVAS.

El ejército admitió que había un problema con los auriculares y anunció que se había solucionado.

En cuanto a otros proyectos militares de EE. UU., en febrero de 2022, DARPA probó el helicóptero de combate no tripulado Black Hawk UH-60A. El automóvil voló solo durante 30 minutos sobre su base de Fort Campbell en Kentucky.

El dispositivo desarrollado por Sikorsky está equipado con el sistema experimental ALIAS AI. Según los desarrolladores, es un “paquete de automatización de vuelo desmontable y personalizable” que combina hardware y software para reducir la carga de trabajo de la tripulación.

En noviembre, la agencia volvió a probar un helicóptero no tripulado, entrenándolo para transportar personas y carga.

Ese mismo mes, Lockheed Martin y Microsoft iniciaron una asociación estratégica para desarrollar tecnologías de próxima generación para el Departamento de Defensa de EE. UU. El acuerdo cubre cuatro áreas clave, que incluyen inteligencia artificial, modelado y simulación.

Varias empresas estadounidenses, incluida Ghost Robotics, están construyendo activamente robots que pueden transportar rifles y otras armas.

Robot cuadrúpedo Q-UGV de Ghost Robotics, equipado con un rifle automático especial. Datos: Jian Internacional.

Otros países también tienen ejemplos interesantes de desarrollo de IA militar.

Holanda es el primer miembro de la OTAN en realizar pruebas de un vehículo terrestre no tripulado (UAV) armado en Lituania.

Los dispositivos fueron creados por la empresa de defensa estonia Milrem Robotics. BNTS es el sistema de infantería modular híbrido rastreado THeMIS capaz de usar una variedad de armas, incluidas ametralladoras.

En los Emiratos Árabes Unidos, Emirates Defense Industries está desarrollando un lanzador compacto con un dron inteligente de autodestrucción.

El sistema es la base para el lanzamiento del dron de inteligencia artificial Hunter 2-S. Estos dispositivos pueden volar en formación y “comunicarse” entre sí para realizar complejos ataques conjuntos por su cuenta.

Investigadores británicos crearán un sistema de auriculares VR y robots médicos para brindar primeros auxilios a los soldados heridos en el campo de batalla.

Los médicos de primera línea podrán ponerse cascos de realidad virtual y operar dispositivos autónomos para recolectar frotis y muestras de sangre, medir la temperatura y la presión arterial, dijeron los científicos.

En China, los investigadores desarrollaron un algoritmo de inteligencia artificial para predecir el curso de un misil hipersónico. El sistema no requiere una gran potencia informática y produce resultados en 15 segundos.

La tecnología es capaz de determinar la trayectoria de un misil que se mueve cinco veces más rápido que la velocidad del sonido, calcular la trayectoria potencial para golpearlo y lanzar un contraataque con una ventaja de tres minutos.

¿Por qué es lenta la militarización de la IA?

Podría decirse que las zonas de guerra son una de las áreas técnicamente más desafiantes para implementar sistemas de IA. Esto se debe a la falta de una gran cantidad de datos de entrenamiento relevantes, así como a la desconfianza de los soldados hacia la tecnología.

Aunque muchos países están promoviendo activamente la idea de usar inteligencia artificial, les resulta difícil pasar del concepto a la implementación. Eso se debe en parte a que la industria de la defensa en la mayoría de los estados todavía está dominada por grandes contratistas sin experiencia en el desarrollo de software inteligente.

También se debe a que el “torpe” proceso de revisión del gobierno avanza demasiado lento en comparación con el ritmo vertiginoso del desarrollo tecnológico. Los contratos militares pueden durar décadas, pero la mayoría de las nuevas empresas solo comienzan durante un año más o menos.

Además, no todos los estados han abordado cuestiones éticas relacionadas con el uso de la inteligencia artificial. Solo unos pocos países y federaciones han emitido directrices relevantes.

Todas estas reglas alientan a los militares a usar la tecnología de manera legal, responsable, confiable y rastreable. También tienen como objetivo eliminar el sesgo inherente al algoritmo.

Sin embargo, se han logrado avances en muchos campos relacionados con la defensa debido al advenimiento de los sistemas de inteligencia artificial apropiados.

Las naciones ahora compiten por el liderazgo en la IA de combate. Y, quizás en un futuro no muy lejano, el criterio para evaluar la superioridad militar de una nación ya no será el tamaño del ejército, sino el desempeño de los algoritmos de inteligencia artificial empleados por los soldados.

Suscríbase a las noticias de ForkLog en Telegram: ForkLog AI – Todas las noticias del mundo de la IA

¿Encontró un error en el texto? Selecciónalo y presiona CTRL+ENTER

Fuente de información: compilado de FORKLOG por 0x Information.Los derechos de autor pertenecen al autor Марина Глайборода, y no deben ser reproducidos sin permiso.

Total
0
Shares
Related Posts